Multilateralidad diplomática hoy

La implementación y el desarrollo del “multilateralismo” es un significativo rasgo de nuestro tiempo: amplía los horizontes de la acción diplomática, propiciando la obtención de esfuerzos concertados para enfrentar cuestiones esenciales que así lo ameriten “en el mundo que nos ha tocado vivir”.

El “multilateralismo” resulta ser uno de los vehículos privilegiados para la efectiva comunicación entre los estados, facilitando “múltiples escenarios y foros de negociación simultáneos”, en los diversos ámbitos, y fomentando el fundamental desarrollo de  la cooperación.

Embajadores “en propiedad”

El “vocablo” Embajador tiene múltiples acepciones, pero es precisamente en el ámbito de las relaciones diplomáticas donde adquiere “un contenido específico”. En ese contexto, los Embajadores han sido históricamente, y siguen siéndolo hoy, en esencia “missi”, es decir enviados.

Actualmente, el uso del “título” de Embajador se considera debidamente aplicado cuando está sustentado en normas convencionales y legislaciones nacionales al respecto, y conforme a los usos establecidos en el derecho internacional público y en el derecho diplomático.

Soberanía y vínculos diplomáticos

En el contexto de las relaciones  diplomáticas contemporáneas, le corresponde a cada Estado evaluar el interés que exista en establecer, o bien mantener, vínculos de carácter diplomático. Evidentemente, en países soberanos tal decisión suele depender, entre otros esenciales asuntos, “de sus necesidades”, de su capacidad de apertura al exterior, de su posición geográfica y, conforme a requerimientos actuales, en gran medida obedece a aspectos fundamentales concernientes a su actividad productiva y comercial.

Diplomacia y las formalidades hoy

En la actualidad, la diplomacia “ha demostrado ser un instrumento esencial para la eficaz cooperación en la comunidad internacional, que permite a los estados, no obstante las diferencias de sus sistemas constitucionales y sociales, llegar a la mutua comprensión y resolver sus controversias por medios pacíficos”, como señala la Corte Internacional de Justicia.